Hosting por dinahosting.

El pequeñín de GERNA

PorAdmin

El pequeñín de GERNA

Nuestra compañera Patricia nos envía este sentido testimonio que promete continuará cuando se encuentre con más fuerzas. Gracias!!

Hola, soy Patricia. Mamá de Raúl, un niño diagnosticado, a la hora y media de nacer de síndrome 5p-.

Así, como suena…. sólo una hora y media, y nos dijeron el futuro que nos esperaba… Os cuento…
Mi embarazo fue genial!! Súper bueno!! Buscado, con muchas ganas tanto por nuestra parte, como por parte de su hermana Noelia. Ella ya no sabía cómo decirnos que quería tener un hermanito. No nos costó mucho, a penas dos meses de intento, el tercero….bingo!!! Embarazada!!!! Tuvimos un desarrollo totalmente normal, sin complicaciones. Incluso, aunque esté mal decirlo, con un poquillo de enchufe! Mi amiga, enfermera del cam de entonces, nos hizo un par de ecos más….jiji
Estábamos muy contentos, Raúl iba a pesar unos 3kg cuando naciera, y así fue. 3050g cumplida en la semana 40+2.
Fue un parto natural, increíble!! En 20 minutos cronometrado, pasamos de 3 a 10cm de dilatación, y ahí estaba él… Calladito, a penas lloró. Un apgar genial, 8-9 y a la media horita estábamos en la habitación! Era un 24 de diciembre….noche buena! Qué noche…..más “BUENA”….
Jose, mi marido y Noelia, al subir a la habitación y estar todo en orden, tras las primeras fotos, y los primeros achuchones decidieron ir a la cafetería a por un zumo. En ese momento, pasó la enfermera, me pidió a Raúl, para llevarlo a pesar, a medir, tomar temperatura….
Enseguida vino la pediatra. Empezó a sonreír, a abrir los brazos de lado a lado, y dar palmas, mientras comenzó a hablarme de un síndrome….
En ese momento, entraron Noelia y Jose. Noe cogió en brazos a su hermanito, y Jose se quedó de pie, mirando a la pediatra, intentando descifrar los gestos de ésta. Volvió a repetir, estando ya los tres, que nuestro pequeño tenía una enfermedad rara, así…a “boca jarro” sin filtros y con una gran afirmación…( Sin pruebas)
La enfermera cogió a Raúl de los brazos de Noelia, al mismo tiempo que nos decía que se lo llevaban a “no se donde”. Jose calló desplomado al suelo. Yo muy asustada, sangrado por el recién parto, intentaba coger a mi marido del suelo.
Noelia detrás de mi, viendo todo, comenzó​ a llorar, y a preguntar porqué se llevaban a su hermano, al mismo tiempo que me veía a mi, tirada en el suelo con José…. Gritando que me trajeran un tensiometro o algo!!!!
No me ayudaron…ni siquiera intentaron levantar del suelo a mi marido. Pero yo lo conseguí. Fue la primera “cosa” que conseguí hacer de muchas que quedan por contar…
Se marcharon, sin decir nada más…
Yo reaccioné, llamé por teléfono a mis padres, los cuales vinieron, sin saber nada, ni contarles nada, les pedí que se llevaran a Noe, y que ya hablaría con ellos.
Cuando ya estuvimos solos en la habitación, al menos así lo creí, empezamos a llorar….los dos juntos, lloramos mucho….
Y en ese instante, salió una chica por detrás del biombo (de la cama de al lado) y me pidió permiso para darme un abrazo. Fue el primer signo junto con mi marido de cariño que recibimos… .. No se quien es, ni cómo se llama, pero se que siempre la recordaré. La mamá de la niña de al lado.
Entonces sí que entró la enfermera, nos pidió disculpas, todavía no se bien qué dijo, pero empecé a preguntar, no por la enfermedad, si no, por dónde estaba nuestro bebé. Me explicó que lo habían​ bajado a neonatos, sólo para precaución, y para confirmación del síndrome, enfermedad rara que padece nuestro pequeño Raúl. Continuará…
Si quieres mandar tu testimonio hazlo a web@gerna.es

About the author

Admin administrator

1 comentario hasta ahora

Iñigo Juango ArteagaPosted on12:36 am - May 29, 2017

Parece mentira que pasen estas cosas en pleno siglo XXI.

Deja un comentario


*